Blog

El Propósito de Dios al Establecer el Matrimonio

posted by Pastor Max Majano January 24, 2013 0 comments

matrimonio-cristianoDebido al no cumplimiento de las ordenanzas divinas, la sociedad actual se encuentra enferma y deteriorada; cada día son más los divorcios, algunos ni siquiera llegan a casarse, tan solo consienten en vivir juntos. Como iglesia del Señor debemos proclamar el consejo bíblico y contribuir a tener familias sólidas y fortalecidas, con bases morales y espirituales. Dios ha dejado en su palabra la norma de fe y conducta para que el hombre disfrute del bienestar y contribuya a alcanzar los propósitos del Señor.

A continuación analizaremos los tres grandes propósitos del Señor cuando instituyó el matrimonio.

1. La felicidad de los que entran en ese santo estado.

Creados a la imagen de Dios, el hombre y la mujer, tienen necesidades que van mucho más allá de la mera reproducción o requisitos fisiológicos, los seres humanos son personas, lo cual significa que tiene emociones, sentimientos y pensamientos, necesitan comunión y comunicación; afecto y cariño; comprensión, amistad, intimidad personal, etc.

– Consuelo. Gen.24:67

– Comprensión y Apoyo. 1Sam.1:8

– Intercesión. 1Sam.25

– Gozo. Prov.5:18

2. La preservación de la raza humana.

Ni el hombre ni la mujer tiene derecho, ni pueden tenerlo, a traer hijos a este mundo fuera del ámbito hogareño y matrimonial, el matrimonio es la institución divina para ese loable fin de la prolongación de la raza humana. Gen.1:28; 1Tim.2:15; Dt.6:4-6; Prov.22:6.

3. El avance del Reino de Dios

Las escrituras reflejan claramente la idea de que la familia no solo es para bien del mundo y para la felicidad personal, sino especialmente para su Reino, Dios prometió bendiciones no solo a Abraham sino también a su simiente después de él. Gen.12:2-3.

Los hijos eran miembros con plenos y totales derechos dentro de la sociedad bíblica, Pedro dice que la promesa de Dios es para ellos “y para vuestros hijos” Hech.2:39. Cuando el carcelero se convirtió a Jesucristo y fue salvado, se bautizó el “y su casa”, esto incluye a sus hijos. Hech.16:30-32.

CONCLUSION: Meditemos en la Palabra y reflexionemos si estamos colaborando en el cumplimiento de los propósitos de Dios para nuestra familia; de no ser asì, pidámosle perdón y Èl es misericordioso para perdonarnos y restaurar nuestro matrimonio y guiarlo a su perfecta voluntad.

Que el Señor prospere su matrimonio.
Pastor Max Majano

You may also like

Leave a Comment