La Mayordomía Familiar

Mayordomía es usar las cosas que tengo y a mi mismo, sabiamente, para Dios.

¿Crees que a Dios le importa si somos buenos mayordomos, administradores responsables de lo que tenemos? ¿Crees que ser un buen mayordomo se relaciona con ser un buen siervo?

Cuando pensamos en mayordomía, generalmente pensamos en dar una ofrenda en la iglesia. Dios desea que demos lo que realmente queremos dar. Naturalmente, si nuestro corazón está entregado a Dios, deseamos darle todo lo posible.

JESÚS HABLO MUCHO DE DINERO.

La Biblia tiene quinientos versículos sobre la oración y menos de quinientos versículos sobre la fe, pero más de dos mil versículos sobre el dinero y las posesiones.

BENEFICIOS QUE DIOS OFRECE A QUIENES PRACTICAN UNA BUENA MAYORDOMIA:

A. Aumentar su fe. Mal.3:10

B. Ser fructíferos en el Reino de Dios. Mateo 25:14-30

C. Recibir beneficios de Dios. Mal. 3:10-12

D. Ser bendición para los demás. Gálatas 6:10

E. Hacer una contribución duradera para Dios. Mat. 6:20

F. Ser espiritualmente sensibles. Mal.3:8-10

ENTREGANDO ALGUN SACRIFICIO:

El Dr. Albert Schwitzer escribió: “Cualquier cosa que hayas recibido más que otros: salud, talentos, capacidad, éxito, una niñez agradable, un hogar armonioso, todo esto no debes quedártelo para ti como si te correspondiera.

En gratitud por tu buena fortuna, debes entregar algún sacrificio de tu propia vida por otra vida.

Nuestros sacrificios deben tener tres beneficiarios: Dios, La generación anterior, O La generación que nos sigue.

Piense en estos tres beneficiarios. ¿Qué deuda tenemos con cada uno?

APLICACIÓN:

Parte de la buena mayordomía es obedecer a la Palabra de Dios. La Biblia establece que el diezmo debe ser el diez por ciento que se entrega a Dios. Por obediencia, calcule cuánto será su diezmo y colóquelo en la ofrenda este domingo. Ayude a los miembros de su familia a calcular sus propios diezmos: los hijos, por ejemplo, de la asignación que les dan sus padres, o del pago de alguna tarea especial que hagan en la casa, o de algún trabajo de medio tiempo que tenga alguno de los chicos mayores. Anímelos a comenzar el hábito de diezmar a Dios. Dé el ejemplo, dé el diezmo y anime a sus hijos a obedecer como lo hace usted.

Si desea màs información sobre este tema, solicítelo y con mucho agrado se lo haremos llegar.
Pastor Max Majano 

Deja un comentario

requerido