Blog

Principios para Sostener la Solidez de la Familia

posted by Pastor Max Majano July 5, 2012 1 Comment

En Deuteronomio 6, se ve una escena familiar. Maridos, mujeres y niños por decenas de miles se encuentran en la frontera del territorio enemigo. Antes que estas familias puedan ocupar Canaán, deben invadir y conquistar. Una vez que eso este realizado, pueden establecerse y empezar a llevar vidas normales. Ese hecho es lo que más interesa al Señor. Una vez que estén “establecidos”, si no ponen cuidado, se ablandarán, se pondrán negligentes e indiferentes. Para sobrevivir a su triunfo, ellos deben mantener la solidez de la familia. ¿Cómo? Moisés lo estipula en Deuteronomio 6, empezando con palabra afirmativa para las familias.

Veamos cuatro principios que en Deuteronomio 6, Dios nos muestra, a fin de que las familias gocen de la felicidad y solidez que Él diseñó desde el principio.

I- Debemos oir la verdad continuamente (Deuteronomio 6:4).

“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios. Jehová uno es”. Fíjese en lo que formaba la base de la fe hebrea. Dos verdades primordiales:

A. Jehová es único, como ninguna de las otras deidades.

B. Él es unidad, uno en esencia, uno en armonía.

II- Es indispensable amar fervientemente al Señor (Deuteronomio 6:5-6)

“Y amarás a Jehová tu Dios de todo corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tú corazón”.

Esta repetición, todo, todo, todo, destaca totalidad. La verdad es transmitida más permanentemente desde la forma de vivir de los padres que sus labios.

III- Enseñar al joven diligente (Deuteronomio 6: 7-9)

Este principio se ocupa de la importancia de la comunicación verbal. Y la repetirás… No era la primera vez que exhortaba de tal forma a los hebreos pues antes Moisés había dicho en Deuteronomio 4: 9… La tarea de “adoctrinar” a los niños es responsabilidad del hogar, no de alguna institución.

IV- Temer grandemente al Señor (Deuteronomio 6: 13).

Dios cuida de los suyos. Él atesora nuestro bien. Después de dar, dar y dar tantas cosas, nos advierte en contra de olvidarnos de Él.

Conclusiòn: ¿Se interesa todavía Dios por la familia? ¡Claro que sí!, Él quiere padres, hijos y nietos que vivan sabiamente, que disfruten la prosperidad divinamente provista. Dios sigue interesado todavía.

Si desea esta enseñanza ampliada, solicítela por este medio.
Pastor Max Majano. 

You may also like

1 Comment

Hugo January 2, 2013 at 4:40 pm

Como padres deberiamos de ocuparnos en trasmitir a nuestros hijos lo que Dios nos ordeno pero desgraciadamente muchos no conocemos sus ordenes ni la forma correcta de transmitrilas. Si tienen mas material como este me gustaria recibirlo. Dios les bendiga en este ministerio tan importante al que han sido llamados.

Reply

Leave a Comment